En carnaval, Ministro Espinosa colaboró en limpieza de la playa de Atacames.

3

En este feriado de carnaval, exactamente el lunes 11 de febrero de 2013, un grupo de cuarenta jóvenes del Proyecto Servicio Civil Ciudadano de la Playa de Atacames acompañaron al Ministro Coordinador de Desarrollo Social, Richard Espinosa a recolectar botellas y demás desechos que dejaron los bañistas en la playa, sector  Malecón de Atacames(Foto).

Luego del recorrido las autoridades de los ministerios participantes constataron que la responsabilidad de la limpieza de las playas corresponde también a los dueños de los locales donde se expenden alimentos y bebidas, con lo cual mencionó, es necesario involucrar a los negocios que ofrecen sus productos al borde de la playa, para que mantengan su espacio libre de basura.

Esta acción fue muy bien recibida por los turistas que aplaudieron la labor realizada por las autoridades presentes y dieron a  conocer que esta recolección de limpieza se realizará de forma permanente hasta lograr que cada visitante coloque la basura en su lugar.

En el Servicio Civil Ciudadano aproximadamente 1.700 jóvenes han encontrado una nueva forma de vida mientras deciden qué carrera universitaria estudiar o empiezan una búsqueda laboral a través de la Red Socio Empleo.

Este voluntariado les permite capacitarse en instituciones como la Policía Nacional, ministerios del Ambiente y de Turismo, entre otras entidades que apoyan al proyecto. Habitualmente realizan actividades durante ocho horas diarias y reciben refrigerio.

Los integrantes del Servicio Civil Ciudadano han sido capacitados en varias acciones sociales como: brigadista turístico, anfitriones comunitarios y convivencia pacífica – seguridad ciudadana. Los brigadistas turísticos fueron capacitados en  buenas prácticas ambientales, información turística local y de hospitalidad, que compartirán con turistas y la comunidad.

Los anfitriones comunitarios conocen sobre buenas prácticas de hospitalidad, técnicas de guías en inglés turístico, aprendizajes que lo transmitirán a las comunidades.
En convivencia pacífica,  los jóvenes están aptos para realizar un diagnóstico de la situación de los barrios, para identificar las problemáticas existentes con la misma población, compartir con la comunidad las ventajas y bondades de los sistemas solidarios de alerta comunitaria. Además, pueden brindar atención a personas en caso de desastres.

El proceso de formación teórico práctico  que incluyó: motivación, desarrollo personal, emprendimiento social, creatividad, formación ciudadana y gestión en la acción social seleccionada por el joven participante, le permite apoyar a la población en cada barrio o comunidad, reconocer sus derechos y obligaciones, fortalecer valores y principios. En resumen ser parte del Sumak Kawsay.