Seguridad Social

Breve descripción del proyecto/estrategia

La seguridad social es un derecho para todas y todos los ciudadanos, independientemente de su condición laboral, es por ello que la nueva modalidad de afiliación garantiza el acceso a la seguridad social de todas las personas Trabajadoras no Remuneradas del Hogar. Además, aporta a que la ciudadanía reconozca la labor socialmente útil y la contribución al desarrollo económico del país que realiza este sector social.

El objetivo de este hito revolucionario es proteger a las personas que realizan trabajo de cuidado del hogar ante las contingencias de vejez, invalidez y muerte, otorgándoles una pensión digna que evite o disminuya la dependencia económica y la pobreza.

¿Qué se ha planteado?

Las personas que se afilien como Trabajadoras no Remuneradas del Hogar tendrán derecho a pensiones causadas por vejez, incapacidad permanente total y absoluta, o muerte. La atención en salud se brindará a través de los hospitales y centros de salud del Ministerio de Salud Pública de forma totalmente gratuita.

La pensión por vejez consiste en un monto de dinero que se entrega mensualmente de forma vitalicia a toda persona que tenga 65 años de edad o más, y que al menos haya realizado 240 aportaciones mensuales (20 años).

La pensión por incapacidad permanente es un monto de dinero que se entrega mensualmente a la persona que como consecuencia de un accidente o de una enfermedad sufre una discapacidad permanente y esto le impide realizar la actividad que venía desarrollando o cualquier actividad. Para poder acceder a este beneficio se deberá cumplir un mínimo de 6 aportaciones mensuales si la persona tiene entre 15 y 25 años de edad, o un mínimo de 36 aportaciones mensuales si tiene entre 26 y 45 años de edad, o por lo menos 60 aportaciones mensuales si tiene 46 años de edad o más.

La pensión por muerte es un monto de dinero que se entrega mensualmente a la persona viuda, y a los hijos menores de 18 años o que presentan discapacidad severa (65% intelectual o 75% física) de la persona afiliada como consecuencia de su fallecimiento. Para poder acceder a este beneficio la persona fallecida deberá contar con un mínimo de 6 aportaciones mensuales y tener entre 15 y 25 años de edad, o un mínimo de 36 aportaciones mensuales y tener entre 26 y 45 años de edad, o por lo menos 60 aportaciones mensuales y 46 años de edad o más. La prestación en caso de muerte incluye un monto que se entrega una sola vez para cubrir los gastos por funerales.

Para determinar los valores de afiliación, se clasificará a la familia de la persona Trabajadora no Remunerada del Hogar según los ingresos de su unidad económica familiar, en cuatro niveles.

En el nivel de subsistencia se ubicarán las unidades económicas familiares cuyos ingresos sean menores al 50% del Salario Básico Unificado. El aporte será realizado por la unidad familiar y por el Estado mayoritariamente. A este nivel accederán directamente las personas que reciben el Bono de Desarrollo Humano (BDH).

En el nivel medio se ubicarán las unidades económicas familiares cuyos ingresos sean iguales o mayores al 50% y menores al 100% del SBU. Mientras que, en el nivel medio-alto se ubicarán las unidades económicas familiares cuyos ingresos sean iguales o mayores al 100% y menores al 150% del SBU, en estos dos niveles el aporte será compartido entre la unidad familiar y el Estado.

En el nivel alto se ubicarán las unidades económicas familiares cuyos ingresos sean iguales o mayores al 150% del Salario Básico Unificado. El aporte será cubierto por la unidad familiar.

¿Quiénes son los beneficiarios?

Para acceder a esta modalidad de afiliación, la persona interesada debe realizar exclusivamente tareas de cuidado de su hogar y su familia, sin recibir ninguna remuneración. Además, la persona interesada no deberá constar como afiliado activo o pensionista en los Institutos de la seguridad social (IESS, ISSFA e ISSPOL), ni estar afiliado como jefe de familia del Seguro Social Campesino, ni recibir una pensión asistencial por adulto mayor o una pensión por incapacidad.

¿Qué instituciones participan y cómo?

Las instituciones que participan en este programa de afiliación a la seguridad social para el trabajo no remunerado del hogar son el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), que es el ejecutor de la afiliación; el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), que se encarga del acompañamiento a las personas beneficiarias del Bono de Desarrollo Humano (BDH); y, el Ministerio Coordinador de Desarrollo Social (MCDS), que administra el Catastro de Información de las personas interesadas en afiliarse bajo la modalidad de trabajo no remunerado del hogar.

¿Cómo acceder a los servicios?

La persona interesada en afiliarse bajo esta modalidad debe ingresar a la página web del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) www.iess.gob.ec y acceder a la opción de Trabajo no Remunerado del Hogar. Aquí deberá ingresar su número de cédula y su fecha de nacimiento para verificar que no se encuentra afiliada. Acto seguido, deberá ingresar la información de todos los miembros del hogar, incluyendo las actividades que realizan y los ingresos de cada persona. Con esta información se califica el nivel socioeconómico de la unidad económica familiar para establecer los montos de aportación y el subsidio del Estado.

En adelante, la persona trabajadora no remunerada del hogar deberá cancelar mensualmente su aporte en las dependencias que el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) ha designado para recaudación. En el caso de que la persona afiliada bajo esta modalidad no cancela su aporte mensual, no se cargarán intereses o multas, sin embargo se les dará de baja del sistema.

PARA MAYOR INFORMACIÓN CONSULTAR A:

afiliacionuniversal@desarrollosocial.gob.ec